¿Se puede construir en la terraza?

La pregunta se repite cada vez que publico un PH con terraza propia y la respuesta fácil sería decir “si, construya lo que quiera que no hay problemas”, de hecho para ser honestos, cuesta encontrar PH cuyos planos coincidan con la realidad, y en la época de los queridos y extrañados créditos hipotecarios se lo simplificaba diciendo que era o no era “apto crédito”.
Y es ni más ni menos porque los bancos, especialmente los estatales no tomaban PH cuyos planos no coincidan exactamente con la escritura y con la realidad, por lo cual un PH cuya terraza estaba construida con algún dormitorio mas y hasta con verdaderas obras de arquitectura ya no eran pasibles de ser garantías para créditos hipotecarios.
¿Pero entonces no puedo construir en mi propia terraza?
Partamos de la base que un PH no es otra cosa que un conjunto de unidades construidas en un mismo lote y organizadas en un Reglamento de Copropiedad.
Por ende, cada unidad de ese PH tiene un porcentual según su superficie, si uno o más unidades agregan superficie a su propiedad están modificando de hecho el reglamento y por ende cualquier copropietario tiene derecho a denunciar que se pare la construcción.
Para que esa construcción sea legal hay que tener el 100% de acuerdo en los copropietarios, registrar los planos municipales y modificar el reglamento de copropiedad asignando a cada unidad las nuevas superficies y porcentajes que le correspondan.
Ahora vuelvo a la observación que hice a comienzos de este artículo, cuesta encontrar en la Ciudad de Buenos Aires PH que no tengan variaciones de superficie, muchos fueron hechos seguramente sin ningún tipo de planos aprobados, seguramente con mucha o poca queja de otros vecinos, pero lo cierto es que están, y son muchísimos.
Por eso ante esa reiterada pregunta es razonable advertirle al comprador de esa situación legal y de hecho que existe en nuestra Ciudad y que antes de iniciar cualquier construcción se asesore correctamente sobre los costos no solo de construirlo sino también de adecuar esa modificación a la escritura y reglamento de copropiedad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *